h1

Espadas De La Noche de Ed Greenwood

noviembre 13, 2008

Espadas De La Noche de Ed Greenwood

espadas-de-la-noche

Perteneciente a la saga de ‘Los caballeros de Myth Drannor’, Espadas de la noche es el primer tomo de la saga. Se trata de una obra de Ed Greenwood, creador de Reinos olvidados y responsable de personajes del carisma y la repercusión de Elminster.

En esta historia, un grupo de amigos que debido a increíble casualidad consigue una cedula Real para cumplir su sueño de convertirse en aventureros, son enviados a una misión en nombre del rey que hará que incomoden a poderosos enemigos que se interpondrán en su camino.

Desde luego uno de los defectos más achacables a las novelas de Ed Greenwood es su incapacidad para crear personajes carismáticos a los que encariñarse con el avance de las páginas. Al igual que pasara con los Capas Diamantinas de su anterior obra ‘La Ciudad Del Esplendor’, ninguno de los personajes principales de este libro, los Espadas De La Noche, consigue atraparnos con su encanto. Ni siquiera el encumbrado Florín Mano de Halcón (con la supuesta estampa y porte de un rey) demuestra habilidad alguna por la que ser alabado.

Lo que realmente choca con la lógica del lector es la consecución de las gestas alcanzadas por un grupo de novatos que se enfrentan a poderosos y reconocidos enemigos. A mí personalmente no me parece razonable que un grupo de paletos de pueblo de Comyr, que apenas saben como empuñar una espada o lanzar un conjuro, lo que orientado a las reglas D&D (en las que se basa el mundo y también los autores) supondría una equivalencia de nivel del uno al tres, se enfrentan a poderosas y consolidadas organizaciones malignas que durante cientos de años han burlado el poder de la autoridad. Además cuentan con miembros en sus filas dotados de grandes poderes y décadas, incluso siglos, de experiencia que podrían deshacerse de ellos con un chasquido de dedos y, sin embargo, acaban desbaratando sus planes.

Dura crítica a un libro que por lo demás, exceptuando el fantasioso final (que no desvelaré por no spoilear el libro), es de recomendable y aconsejable lectura. Pues sus tramas son, nada que ver con sus personajes, interesantes y adictivas.

Anuncios
h1

Fable 2

noviembre 9, 2008

Fable 2

fable21

Fable II es para mi, sin lugar a dudas, el juego del año para Xbox 360. Un gran juego de rol –y como buen juego de rol, simulador de vida- cuidado en todos sus aspectos. Una obra que esta por encima del nivel del resto de los juegos que han llegado a esta plataforma (puede que los grandes medios especializados no compartan esta opinión, pero hablo como un usuario y satisfecho).

La historia es sencilla, como sacada de un cuento. El cuarto héroe debe reunir a los otros tres héroes restantes. La historia principal podría resultar un tanto corta, de no ser por la libertad de desarrollo que nos ofrece el juego. Hay un gran número de misiones secundarias de las que ocuparse y aburrirse.

Algunas de las decisiones que tomemos –o incluso las que no tomemos- acerca del bien o el mal tendrán consecuencias visibles en el futuro, del mismo modo que cambiará nuestro aspecto según nuestras acciones.

Es poco común ver que un juego de estas características llega completamente traducido y doblado al castellano. Y este creo que es uno de los mayores aciertos, sino el mayor, del juego. En un mundo con tal cantidad de diálogos y de voces, tener que escucharlas en ingles y leer los subtítulos en castellano hubiera supuesto un cambio importante para el juego.

El cuidado diseño del apartado gráfico es magistral. Tanto los personajes como los escenarios son increíbles. Puede que gráficamente no sea tan potente e impactante como otros juegos, pero dadas las intenciones del juego, no se le puede pedir más. Este no es un mundo donde todo a su alrededor esta inmerso en una jungla de líneas rectas, no. Incluso los edificios se curvan dando este toque imprescindible a la ambientación de cuento y desastre.

Poco más puedo añadir a este análisis, salvo darle mi más sincero visto bueno y el prestigioso sello homologado de recomendación Sierpe. Es un juego adictivo que engancha al jugador como muy pocos lo consiguen. Ofrece muchísimas horas de diversión y entretenimiento. Pocos que lo prueban se decepcionan. Un gran juego.

h1

Skins

octubre 22, 2008

Skins

La historia gira al rededor de un grupo de amigos ingleses, de Bristol. No es una serie convencional con las estúpidas historias juveniles que acostumbran a vendernos en las series españolas y de la televisión en general. Aquí se cuentan las historias crudas y dinámicamente. Es dificil de comprender como pueden pasar tantas cosas en tan pocos capítulos, pués la serie tan solo consta de 2 temporadas de nueve y diez capítulos cada una.

En la serie se narran las vidas y peculiaridades de este grupo de jovenes, centrándose y dándoles más protagonismo a cada uno de ellos en el capítulo que lleva su nombre por título. El transfondo es el instituto, como es típico en las series de adolescentes que van a la misma clase, pero la mayoría de sus corredurías ocurren fuera de este, sobretodo en esas espectaculares fiestas a las que van por la noche. Esa clase de juergas no las he visto yo en España -si alguién sabe de alguna que avise-.

La serie es en definitiva sublime. Es adictiva e interesante, con personajes peculiares a los que rápidamente se les coge cariño, uno puede sentir sus vivencias. Desde esta vuelta del blog, es una de las primeras recomendaciones que hago.

h1

Skins – Wild World

octubre 22, 2008

Skins – Wild World

El blog vuelve a tener actividad después de un descanso injustificadamente largo. Pero la autolimitación voluntaria de la capacidad de esfuerzo de la juventud actual es un enemigo poderoso.

He elegido esta entrada para volver. No solo es una canción maravillosa compuesta por Cat Stevens, sino también una canción especial para un servidor, que representa el fin de algo acabado, que fue tan genial como fatal. El video en cuestión no es una versión de un grupo, sino el final de la serie skins. He aquí unas estrofas de la letra con las que digo adiós.

Ahora que lo he perdido todo por ti

dices que quieres empezar algo nuevo

y tu marcha me esta rompiendo el corazón

nena, estoy llorando

pero si te vas a ir, cuidate bien

espero que tengas muchas cosas bonitas que ponerte

pero muchas cosas buenas ahí fuera se vuelven malas

oh, cariño, cariño, este es un mundo salvaje

es dificil arreglarselas solo con una sonrisa

oh, cariño, cariño, este es un mundo salvaje

siempre te recordaré como una niña, nena

h1

Uzzhuaïa – Destino Perdición

mayo 21, 2008

Uzzhuaïa – Destino Perdición

Que la música española esta inmersa en una decadencia prolongada de la que quizá nunca ha salido, es algo que desde el punto de vista de muchas personas es obvio. Los grupos españoles que merece la pena escuchar y pueden compararse, por lo menos en calidad con grandes grupos extranjeros, se pueden contar con los dedos de una mano. Y este, Uzzhuaïa, es uno de ellos.

Uzzhuaïa es en estos momentos y desde hace cinco años, cuando editaran el “Diablo Blvd.”, el grupo más en forma de España. Desde luego esto puede parecer una exageración típica de un fan que los ensalza, pero no hay mas que escucharlos para darse cuenta que lo que los medios nos dan a conocer no es lo mejor que podemos escuchar. Por desgracia, Uzzhuaïa es, en gran medida, un grupo desconocido para el público y un perjudicado del sistema.

Pero olvidemos la situación del grupo y centrémonos en el contenido de “Destino Perdición”, su último álbum.

A lo largo de los ocho años que la banda lleva editando discos, su ascensión musical ha sido exponencial. En cada uno de sus trabajos se han mejorados como era casi imposible, a pasos agigantados. En este trabajo la madurez que el grupo derrocha no pasa desapercibido.

Una de las características más destacable del disco es que no se muestra como un álbum de hits con canciones de relleno. Es desde el principio hasta el final un álbum completado con temas grandiosos que se integran a la perfección en una concepción de obra completa.

Uno de los fallos más reprochables a esta banda es la elección de singles. Para las bandas que carecen de múltiples oportunidades de hacerse escuchar y triunfar, la elección de la canción que representara al álbum es fundamental. En esta ocasión, la canción elegida fue “Nuestra Revolución”. No es ni de lejos una de las mejores pistas del disco, pero es una canción potente para concierto, con un estribillo sencillo que el público puede corear fácilmente.

Las pistas que en principio resultan mas interesantes e impresionantes son “Blanco Y Negro” y “Destino Perdición”, que se presume será el próximo sencillo de la banda. Pero uno de los rasgos mejor evolucionados de la banda es la mejora de las texturas en las melodías, y canciones como “Púrpura” o “Carnaval” son claros ejemplos de ello.

Aun habiendo un cambio de registro dentro del rock duro interpretado por la banda, las raíces siguen siendo claras y aun hay similitudes visibles con el rock puro y la furia desenfrenada de “Diablo Blvd.”.

Puede que este disco carezca de hits tan claros como los que pudimos encontrar en su pasado álbum, “Uzzhuaïa”, con canciones tan comerciales como “No intentes Volver Atrás”, “La Chispa Adecuada” o “La Otra Mitad”. Pero “Destino Perdición” disco es muy superior como álbum.

Sin nada más que añadir sobre esta gran banda, dejo aquí el enlace al primer sencillo de este disco. Espero que lo disfrutéis, no tiene desperdicio.

h1

Crucero ATHENA – Madeira, Tenerife, Arrecife, Agadir, Casablanca

mayo 21, 2008

Crucero ATHENA – Madeira, Tenerife, Arrecife, Agadir, Casablanca

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Parte 4

Parte 5

Parte 6

Parte 7

Parte 8

h1

Crucero ATHENA – Madeira, Tenerife, Arrecife, Agadir, Casablanca (part.8)

mayo 15, 2008

Crucero ATHENA – Madeira, Tenerife, Arrecife, Agadir, Casablanca

Octava Parte

El Viaje De Los Inmorales.

El viaje había terminado, aunque aun seguíamos en el Athena. A pesar de ello, tan solo quedaba la vuelta a casa. Era el momento de reflexionar y asimilar el viaje como algo pasado. Todo había llegado a su fin, pero en ese momento es difícil comprenderlo. Todo esta demasiado reciente, demasiado caliente.

Con este blog, hemos podido recrear las vivencias. Prolongar la intensidad de los recuerdos aun calientes que no tardaran en enfriarse. Por esa razón, todos nos centramos en pensar en la creación de nuevas aventuras que viviremos juntos.

Octavo Dia: En cierto modo el viaje no termino el séptimo día, tan solo nos separamos del Athena y todos los que íbamos dentro. En esta parte del viaje el grupo de los cinco se adentra en una aventura por separado, como el vocalista que abandona una formación para probar suerte por separado. Por suerte para nosotros, este vocalista tiene talento y su carrera por separado resulta esta a la altura.

Este relato no lo escribo tan solo para nosotros, sino también para todos aquellos que sientan curiosidad por como terminamos los inmorales el viaje. La curiosidad es una de las fuerzas más poderosas que mueven la mente humana y por esa razón mucha gente seguirá pendiente de esta historia aunque ya no tengan nada que ver. Sin más preámbulos, así fue el octavo día.

Nos levantamos para desayunar aquella mañana. Aunque el horario del desayuno no iba acorde a nuestra forma de vida, ni se coordinaba con nuestros planes, rara vez nos perdimos el desayuno. Esta vez, hicimos algo que no podía omitirse en este viaje, fotografiarnos con el “chino de Bali”, el hombre que siempre sonreía.

Después disfrutamos de las últimas horas de sol matutino en la cubierta del Athena, y sin ocasión de despedirnos de nadie, el barco llegó al puerto y nosotros desembarcamos. Es aquí, cuando realmente, nos despedimos de esta cafetera que a su ritmo surca los mares.

Lo primero que hicimos fue coger un par de taxis hasta la estación de trenes de Málaga con intención de dejar el equipaje en consigna. Uno no puede pretender afrontar un largo día cargado con tantos bultos. Lo único claro para la visita a Málaga es que iba a faltarnos tiempo y que queríamos hacer todo lo posible. Para ello necesitaríamos un coche, y nos permitimos un capricho que no resulto disparatado. Alquilamos un Golf. Dejar a Marlo si que fue una locura.

Según la Lobopedia, no se puede visitar Málaga sin pasar por el museo Picasso. Nadie lo discutió, ser el único que se niega a ir a un museo es muestra de incultura. Aunque alguno después desearía haber mostrado esas muestras para evitarse la visita, ¿eh, Tico?

No se como, pero aun por nuestra cuenta no nos resulto difícil llegar. Aparcamos el coche y pasamos por el centro de Málaga. Tras preguntar, fuimos directos al Museo Picasso.

Fuera, mientras decidíamos si entrar o no, lo cual parecía estúpido habiendo llegado ya hasta allí, nos percatamos de una disyuntiva existencial. O las mujeres de Málaga estaban realmente buenas, o nosotros tras ocho días de abstinencia estábamos realmente salidos. Seguramente se juntaron estas dos premisas, lo que fue fatal para nosotros, y peor para nuestros machos.

Después de dejar nuestros respectivos charcos de babas en la entrada, intentamos colarnos en la cola del museo, pero no funcionó. Tuvimos que hacer la cola como caracoles, es decir, dejando un rastro de babas a nuestro paso.

No había demasiada gente, así que no esperamos demasiado. La entrada resultó ser gratuita para los jóvenes y estudiantes (y para algún viejo que no estudia también. ¿Eh, Marlo?). Como Lobo estaba acostumbrado a que todo en el viaje le pasase a él, no protesto cuando fue el único que tuvo que pagar entrada.

Una vez dentro… bueno, todo el mundo sabe como hay que comportarse en un museo, y nosotros, además de alborotadores, también somos personas con conocimiento cultural. Nos comportamos. Pero hay algo que esta fuera de dudas, los museos no están hechos para personas ansiosas. En nuestro grupo contábamos con la persona más ansiosa que conozcamos, Tico. Me aventuraría a colegir que fue el peor momento del viaje para él. Mientras el resto simulábamos interés por los cuadros del internacional malagueño, él recorría la sala en cuestión de segundos y nos esperaba sentado o en la salida.

El museo Picasso es en cierto modo un engaña-bobos. No es ni de lejos una visita imprescindible en Málaga, pues las obras expuestas no son más que insignificantes cuadros, esculturas o bocetos. No se lo recomiendo a nadie, a no ser que sea un fanático acérrimo de Picasso.

A la salida, Tico por fin pudo respirar tranquilo. Ahora debíamos buscar un lugar representativo para comer. Preguntamos en una oficina de turismo y nos recomendaron el Tintero. No se porque, en aquel momento se me ocurrió disfrazarme de turista senil, o sea Lobo, y resulto que yo aun parecía mucho mas guiri. La prueba:

Tras dudar y buscar alternativas, pues el Tintero se encontraba en una punta lejana de la ciudad, acabamos dirigiéndonos hacia allí.

No fue tan fácil aparcar como llegar, pero mereció la pena. En aquel lugar, un restaurante al pie de la playa donde servían casi solo pescado, comí bien hasta yo, un ultra anti-pescado. El proceder del lugar era pintoresco, los camareros daban vueltas por entre las mesas ofreciendo el plato que portaban. El comportamiento de los camareros… bueno… ¿Cómo explicarlo? Eran un poco “calorros”, como se puede apreciar en esta foto. Atención al camarero del fondo.

Como se puede apreciar en la foto, estábamos hartos de comer tan mal. Llevábamos toda la semana a bordo del Athena sin apenas nada que llevarnos a la boca. Y, ahora que habíamos regresado por fin a tierras españolas, damos con el único lugar donde se comía mal. Como se puede apreciar en este video, Que asco de pescadito frito.

Al salir del tintero, ahora podemos afirmar que visiblemente satisfechos, nos dirigimos directamente fuera de Málaga. Nuestra intención inicial era llegar a Marbella. Pero estaba un poco lejos y durante el camino ciertos carteles de autovía nos tentaron a visitar algunos pueblos cercanos a la ciudad. Y sucumbimos a la tentación, fuimos a visitar Mijar.

Un pueblo de montaña cercano a la playa, resultó ser un pueblo con casas preciosas y unas vistas aun mejores. Esta debía de ser la clase de turismo que hacían las personas de cincuenta años, pero ¿Qué diantre? Nos gustó. Tampoco estuvimos demasiado tiempo allí, lo justo para parar un par de veces el coche y hacer unas cuantas fotografías. En el tiempo que estuvimos allí, nos fijamos en un curioso eslogan publicitario de una inmobiliaria que vendía casas en aquel pueblo, decía así: Estas vistas posiblemente estén para siempre, pero la oportunidad de comprar esta casa no. O algo así, estaba en ingles curiosamente.

Aquí un par de fotos de Mijar y nosotros.

Cuando tomamos la decisión de acercarnos a Marbella aunque el tiempo nos fuera justo, salimos escopetados. Durante el trayecto fuimos haciendo diversos cálculos para valorar hasta donde podíamos ser prudentes y hasta donde podíamos arriesgar.

…Y bueno, de camino, todos menos el conductor (menos mal) fuimos cayendo en el pesado abrazo del sueño y el cansancio producido por un ritmo de vida poderoso. El primero en caer, y a veces de modo voluntario (otras no), fui yo.

Entre sueños y demás, no tardamos demasiado en llegar a Marbella. Varios concesionarios de lujo nos dieron la bienvenida. Pero uno esta realmente en Marbella cuando pasa por su particular entrada. Desde el vehiculo, sin parar y como pudimos fotografiamos dicha entrada.

El viaje en el coche seguía, el tiempo avanzaba, pero pecábamos de pretender ser más cautos de lo que en realidad éramos. Una vez dentro, Lobo prestaba una atención desmesurada, así que no me quedo más remedio que hacerle unas preguntas. No me extraña que la Lobopedia sea tan rica en cuanto a lo que información respecta.

Interesante documento. Que a nadie haya dejado indiferente.

Tratamos de aparcar por Marbella, pero por suerte nos fue imposible. Nuestra intención era dar una vuelta por allí. Puerto Banus estaba algo lejos aun y el tiempo no sobraba precisamente. Pero dado que no había aparcamiento seguimos avanzando hasta llegar a Puerto Banus, y antes de darnos cuenta, allí estábamos, rodeados de mujeres bellas, coches caros, barcos aun más caros y lujo por doquier. En efecto, amigos, así es Puerto Banus, un paraíso para gente rica y gente poco honrada. Aparcamos el vehículo y dimos una vuelta por el puerto.

Lo primero que vimos al bajar del coche fueron un par de mujeres con pechos extra grandes y sospechosamente levantados. Silicona. Y lo segundo fueron las tiendas donde nunca nos atreveríamos a entrar. Allí no parecía haber nada que comprar con nuestro dinero, cualquier artículo costaría más que nuestro viaje entero. Lo tercero fueron ya finalmente los yates. El puerto estaba plagado de pequeños, medianos y grandes yates de recreo. Comenzamos a caminar a lo largo del puerto sin poder apartar la vista de esos barquitos tan caros. Lo cuarto que vimos, una vez conseguimos apartar la vista de los yates, fue la cantidad de coches caros e inusuales (inusuales por el precio) que estaban estacionados allí. Vimos casi cualquier marca de coche cuyo precio media fuera superior a cincuenta mil euros, Aston Martin, Ferrari, Bmw, Mercedes, Lamborghini, Bentley, etc. Y por fin, cuando consigues apartar la vista del lujo general, lo quinto que uno aprecia es un bien mas general, pero nunca tan abundante, lo mismo que vimos primero pero en cantidades enormes. ¿Hay una fábrica de mujeres en Marbella y nadie me ha informado? No creo. Seguramente acuden allí atraídas por el dinero.

Seducidos por el lujo inalcanzable del que alardeaba Puerto Banus, caminamos hipnotizados por el puerto. La hora a la que teníamos provisto marcharnos había llegado, por no encontrábamos la fuerza para marcharnos. El lujo nos hacia desear lujo, sin importar como debíamos alcanzar algo como aquello. Aunque solo fuera un rato queríamos disfrutar de aquello un poco más.

La hora limite llegó, y ni aquello pudo detener nuestro camino hacia el coche. Andábamos mientras fantaseábamos sobre las formas de hacernos ricos y las formas de gastar el dinero. No era propio de nosotros, pero ahí estábamos, deseando algo que hoy en día suena lejano, pero que en nuestras mentes siempre ha vivido como una llama de esperanza que se apaga a medida maduramos.

Llegamos al coche y volvimos a Málaga, teníamos un tren que coger. Sinceramente, después de haber terminado el viaje, el miedo por no regresar a casa no era tan preocupante. ¿Alguien deseaba ciertamente volver a casa? Aun así, volvimos cogidos de la mano de la obligación (unos mas que otros, pero todos juntos).

Por el camino volvimos a caer en el abrazo del sueño, y cuando algo alguien se duerme hay que inmortalizar el momento. Si se hace con arte, mucho mejor.

¿Omer comer? Omer no comer, Omer duermer.

Cuando llegamos a la ciudad, debíamos dirigirnos a la estación. Y lo hicimos, no fue difícil. Indicaciones por toda la ciudad nos permitieron llegar a la estación sin problemas. Nuestro error fue esperar hasta última hora para buscar una gasolinera que llenara el depósito del coche. Como siempre, el tiempo jugaba en nuestra contra y las gasolineras no se dejaban ver fácilmente en aquella ciudad. Pero aquel no iba a ser el día en el que algo se nos resistiese. Éramos grandes, nosotros mismos, pero mas grandes que nunca. Eufóricos y llenos de experiencias de un viaje que se acababa. Encontramos la gasolinera sin apenas indicaciones, como si un GPS imaginario nos hubiera llevado hasta allí.

Tras echar gasolina al coche nos dirigimos a la estación, aun debíamos meter el vehiculo en el parking y entregar las llaves a la casa de alquiler. Para otros cualquiera, el viaje habría acabado en este momento. Ya no quedaba nada por hacer.

Pero Marlo estaba al volante, y lobo de copiloto. Todo resultaba demasiado fácil para acabar así. Al ver un mini blanco, conducido por dos mujeres (no es que las dos mujeres condujesen el coche, lo hacia una y la otra se sentaba al lado), comenzó un juego. Comenzamos a pitarles e increparlas. Desde dentro, algunos podríamos haber pensado que la intención era ligar con ellas, pero no. La verdadera intención era asustarlas a la par que hacer el subnormal un rato. Ocho días de pura y casta abstinencia para acabar con tan lamentable incidente.

Las chicas del mini al principio reían, después ya no tanto y al final huían. Después de una maniobra de evasión consiguieron despistarnos. Estábamos a punto de darnos por convencidos, pero Marlo estaba al volante. Volvimos a buscarlas hasta que encontramos su pista. Creo que en aquel momento gracia era algo que ya ni se les pasaba por la cabeza a las chicas.

Pero no tardaron en darnos esquinazo y finalmente nos rendimos y volvimos a la estación. Aparcamos el coche, entregamos las llaves y subimos al tren. Se acabó el viaje.

A estas alturas, todo el mundo que ha seguido el blog conoce el juego de mafia. Pues esa noche fue cuando el vicio se instaló definitivamente en estos pobres inmorales. Jugamos a mafia en la cafetería del tren. Hasta el camarero bromeaba acerca de los mafiosos. Nos divertimos mucho jugando a mafia durante mucho tiempo. Aun hoy en día a veces nos reunimos y reuniremos para jugar a mafia. Después dormimos lo que pudimos, más que en el viaje de ida. Y una vez nos separamos en valencia se zanjó para nosotros esta gran experiencia que ansiamos repetir. Todos juntos.

Personalmente, y creo que de algún modo todos sentimos lo mismo, el grupo formado para este viaje a resultado ser extraordinario. Incluso Marlo, la mente perversa, que nos ha unido a todos, resultó sorprendido por el excelente resultado de su obra. Tico, Marlo, Omer, Lobo y Braulio Beckham. ¡Vaya panda de inmorales!

P.D.: ¿Alguien se ha percatado de que en ninguna parte del relato he mencionado la celebre y cansina frase “¡Braulio, Perrea, Perrea!”? No lo he hecho con mala intención, tan solo mala memoria quizás. Nunca es tarde si la dicha es buena: ¡Perrea, Perrea!